El Vimenor B consiguió una abultada victoria por cuatro goles a cero, en la visita del Río Gándara de Soba al campo de Vargas. El resultado no hace justicia a lo visto en el partido, que fue más disputado de lo que refleja el marcador, especialmente en la primera mitad.

El filial verdiblanco no empezó bien. Rodrigo Ruiz se desgañitaba en la banda porque los jugadores no eran capaces de seguir el plan trazado. Las mejores ocasiones fueron visitantes en esta fase inicial, pero no se concretaban. El partido era muy espeso, con juego poco fluido, lo que perjudicaba los intereses vimenoristas.

Con el paso de los minutos el Vimenor se adaptó y fue mejorando, hasta que en el minuto 39, Samuel con una gran acción individual en el área ponía el 1 a 0. El extremo recortó hacia adentro cerca del pico del área pequeña, y soltó un latigazo que, tras tocar el portero, golpeó en el larguero y acabó entrando.

Tras la reanudación el Río Gándara lo intentó mientras le duró la gasolina. El Vimenor fue a más, pero no pudo ampliar la ventaja hasta el minuto 69. Víctor recibía en el área un pase de Jon, y tras controlar con la derecha, batía al portero con un disparo cruzado con la izquierda. El delantero, uno de los destacados hoy, firmaba así el 2 a 0, primero de su cuenta particular.

Apenas tres minutos después en el 72, el equipo de Soba se quedaba con uno menos tras la expulsión de su lateral Rafa. A partir de aquí no hubo partido. El Vimenor movió el banquillo y los jugadores que entraron dieron aire fresco al equipo, lo que remató al Río Gándara. Hoyuela en el 74, Y de nuevo Víctor en el descuento cerraron el marcador para poner el 4 a 0 definitivo.

Buena victoria del filial, que suma tres puntos y mira con optimismo la clasificación. El siguiente partido lo medirá al Atlético Mineros B. Mención aparte para nuestro rival de hoy. Si es un año difícil para todos, los clubes humildes, de localidades pequeñas, tienen la dificultad añadida de la falta de jugadores. Este hecho se acrecienta en el caso del Río Gándara por la distancia que tienen que recorrer cada fin de semana. Enorme mérito el que tiene el equipo sobano al competir tan dignamente en esta temporada.

Jugaron por el Vimenor: Roncho, Beni, Jon, Javi Gómez, Peón, Jere, Noah, Ortíz, Víctor, Christian y Samuel. En la segunda parte entraron Saúl, Mario Coz, y Hoyuela.

El juvenil venció al Marina a domicilio por 1 a 2.

Por su parte, el juvenil de Liga Nacional se impuso al CD Marina Sport en el, encharcado hoy, campo de Soto de la Marina. El equipo de Julio Castañeda se adelantó en el marcador por medio del capitán Rada en el minuto 22, y amplió su ventaja pocos minutos después. En el 28, Pelayo hizo el 0 a 2 con un soberbio golazo.

A pesar de que el Vimenor tuvo más ocasiones claras, el marcador no se movió hasta el descanso. La primera parte dejaba a un equipo verdiblanco muy superior a su rival, que no terminó de adaptarse a las difíciles condiciones que presentaba el campo, completamente inundado.

La segunda el partido se igualó, y aunque también el Vimenor pudo hacer el tercero, fueron los locales quienes acertaron, recortando distancias en el minuto 75. A partir de ahí, sufrimiento para el equipo de Vioño que veía como podía repetirse la historia del partido anterior cuando le remontó el Textil Escudo. Y así habría ocurrido si no lo hubiese impedido la madera en los instantes finales. Pero se llegó a la conclusión con el uno a dos, que supone una importante victoria para un equipo juvenil que mejora con el paso de las jornadas.

El Vimenor alineó a Javi, Íñigo, Aníbal, Carrera, Rada, Alejandro, Pelayo, Borbolla, Víctor, Verna y Jorge García. También participaron Jorge Fernández, Alberto, Carmona y Pablo.

Deja una respuesta